Puras despedidas

¿Quién dice que lo que pase hoy no puede alegrar el pasado?

Las sombras vinieron por mi y me hicieron sonreír. Regresé, entré a la vorágine del tiempo, a ese momento en que no sonreía y las palabras las cambiaba por danzas. Regresé loa años y volví a ver tu cara, tan seria, tan contraída en rictus de amargura. Porque no sé cuántas veces fallaste y cuántas follaste, porque me fui extendiendo como una manta gigante hasta hacer hoyos en la tela blanca, que se estiró hasta romperse.
Pero las palabras que todo lo curan o que todo marchitan, curaron mi amargura y me devolvieron la sonrisa, y las dudas de alguna vez se hicieron confianza y tomé la mano que nunca había visto de cerca.
La examiné y me quedé con esa impresión en mi cabeza, me detuve, la miré, la vi junto a la mía y me guardé la cara de beso en la frente.
Tal vez nunca te vuelva a compartir mi intimidad porque se llena de humo y de cortinas, porque se sonroja y se muere de vergüenza, porque desaparezco y tiendo a irme, pero me voy satisfecha y con la sonrisa intacta al tacto de tus recuerdos. Y si sí, ya sabes que está la puerta abierta.
ade5afcd4795457343c71bb82ad886ef
Advertisements

About lizmendozas

Experta en tripodología felina. Quisiera ser tortuga y vivir en el mar.
This entry was posted in Di va ga ción. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s