Debates devotos

Me asusta que creas que vas a cambiar al mundo, porque dejaste pasar inadvertido el hecho de que él ya te cambió a ti.

Platicamos, o, mejor dicho, discutimos por horas y bebimos de ese brebaje de los lobos, la magia de los aullidos de media noche en la ciudad salvaje se dejó entrever entre las sombras y los resplandores de los restos de la noche y la violencia de las luces.

El humo de los cigarrillos se hizo denso y casi podíamos tocarlo, pero lo esparcíamos con movimientos agitados para vernos las caras y vernos los ojos. Idealistas platónicos, cada uno fiel a sus principios y a sus letras, nos pedíamos, nos exigíamos argumentos y nos soltábamos las oraciones aprehendidas y observadas todos los días.

Qué espectáculo debió haber sido. Él jalando hacia la derecha, al movimiento lento pero seguro. Ella tirando a la izquierda, o hacia lo imposible de comer la luna como aperitivo.

Porque no saber para donde nos llevan los caminos es recorrerlos sin sentido, sólo porque no está permitido volver al origen. No somos lo suficientemente sabios, ni dignos, ni buenos, hemos encontrado el descenso directo al infierno, y me alegro, porque no podría ser de otra forma.

b3eb7a06ff4cb7e4b5ad0f31fc87743f

 

Advertisements

About lizmendozas

Experta en tripodología felina. Quisiera ser tortuga y vivir en el mar.
This entry was posted in Historias inventos and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s