Dios obra de forma misteriosa

Dicen las señoras que lo han visto todo, que Dios obra de forma misteriosa.

Anoche platiqué con él en carne y hueso, porque como es viento y es agua y es todo, menos cuerpo, se apareció ante mí usando un cuerpo humano, muy real, con la intención de regañarme por lo que había dicho cinco minutos antes sobre mi personita desgastada, o de hacerme replantear con sus palabras y su whisky en las rocas,  o por lo menos de hacerme sonreír de verdad.

Estaba borracho, sí. Me dijo así, textual: “Soy un cabrón”. A mi medio risa y nos hicimos amigos, me dio consejos provenientes de la sabiduría ancestral de los dioses sin cuerpo. Me invitó al after y le dije que no porque tenía que trabajar. Fuimos brutalmente sinceros.

Me hizo ver que somos iguales, aquellas a las que les dije guapas y las comparé sin ninguna intención conmigo, me dijo que también era bonita y me abrazó. Qué espectáculo debió haber sido. Me habló franco, de frente.

Me dijo “te voy a hablar de huevos”

Qué increíble haber chocado puños con el grande de grandes.

Le pregunté si nunca se había enamorado y me contestó que no, nunca. Después me confesó que me había mentido, no tenía 32 sino 37.

Me abrazaba y me pedía que bebiera de su whisky. Me pidió que hiciera lo que quisiera, lo que me hace feliz, y a cambio me prometió que me iría muy bien.

Ese no era un hombre, lo supe por su beso, porque sí, me iré directo al infierno, pero le di un beso. Su barba me estorbaba, pero todo en él me causaba adoración. Incluso sus miradas que desnudan. Le pregunté ¿de dónde saliste? Y se puso nervioso, creyó que lo había descubierto y me contestó que no sabía, que sólo le gustaba ayudar, hasta se ofreció a darme su número y ayudarme y aconsejarme cuando quisiera.

Después lo miré confundida y con una sonrisa enorme que no pude esconder, me despedí y me fui. Muy contenta, por supuesto. Él me apretó la mano y me sonrió, cuando me iba noté que estaba listo para ir de after y que su fiesta apenas comenzaba.

Cuando vea  a la abuela le agradeceré que siempre le hable de mí.

806bfc5d2f2f19a9e7c0248f3bb75fd1

Advertisements

About lizmendozas

Experta en tripodología felina. Quisiera ser tortuga y vivir en el mar.
This entry was posted in Di va ga ción and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s