El cuerpo, cuerpo

De pronto el mundo se volvió mundo y las cosas, cosas. Miró a su alrededor y dejó de preguntarse porqués y paracuándos y comenzó a usar lo que de ella podía asegurar: su cuerpo, que era lo que realmente existía, cuerpo y nada más.

Las piedras, piedras y las flores, flores. La sabiduría en tres párrafos que le parecieron tres lágrimas. El poeta que es poeta y heterónimo le roba el aliento y la deja aislada del ruido y del tiempo.

Las palabras que le concedieron la dicha de comerse años la hicieron reír. Le dijeron que cuando bailaba parecía tan dejada como un niño sinsentidonirazón, pura y natural y por supuesto, feliz.  Se abandonó a la dicha y la noche se hizo noche y el dinero no valió más que lo justo. Su cabello se hizo brisas de esas que logran hacer reír al que añora aunque esté re lejos, como dice su amiga colombiana.

dance

Advertisements

About lizmendozas

Experta en tripodología felina. Quisiera ser tortuga y vivir en el mar.
This entry was posted in Descalzados and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s