Des-velos y en-soñaciones

No sé si fue sueño o premonición. Me tomó por sorpresa la tranquilidad, la paz, la falta completa de desesperación. Me envolví en agua, me dejé llevar, arrastrar sin dar un solo paso, ni una mueca, ni un dolor.

Nunca recuerdo mis sueños, aunque hay quienes dicen que siempre soñamos aunque no lo recordemos. Sin embargo esta noche no me dejó olvidar ni un solo aspecto, ni los mínimos detalles, ni la piel erizada, ni el agua entre mis pliegues, ni la luz filtrada, nada.

Soñé que me envolvía entre cobijas y me entregaba al cansancio, que una mamá joven me daba las buenas noches y yo estaba tan tranquila, tan entregada a la nada.

Entre ensoñaciones rodé y me caí a una alberca, consciente de la que hacía me dejé mover entre brazos expertos de mareas artificiales, era una fosa enorme o yo me sentí en un mar, o las dos cosas o ninguna.

Sueños bajo el agua, el aire no existe y no lo imploras. La visión se nubla y disfrutas el paisaje. Nunca había conocido a la muerte inducida. Me enamoré, lo único que buscaba entre tanta agua era su beso.

Me movía plácidamente, tal vez hasta sonreía. Mi cabello bailaba, se dibujaba como brazos que buscan el movimiento para demostrar su alegría. Nunca sentí tanta aprobación de mi propio cuerpo, cada parte de él se sentía tranquilo, en su lugar perfecto, la búsqueda de la felicidad por fin había sido alcanzada.

Y en el momento cumbre, cuando se me había olvidado el mundo material, cuando había perdido el contacto con mis vivos, un movimiento violento, de afuera, algo que no pertenecía al equilibrio acuoso, me sacó, me jaló violentamente al otro mundo.

Y, acontecimiento extraño, un papá joven, supongo que jugaba a ser el mío, apareció conmigo entre abrazos desesperados, empapado, llorando y exigiéndome que nunca pensara siquiera en hacerlo otra vez porque a él no le gustaba el agua.

Yo estaba acostada, escupiendo agua, vaciando mis pulmones a los pies de la mamá joven que lloraba intensamente.

Me quedé pasmada, enamorada. Fue el sueño más vívido y el más hermoso. Me dejó muchas respuestas y más preguntas, no sé cuánto más se puede aguantar cuando estás así.

Sigo aquí, conformándome con el agua de las bañeras y de las lluvias, ahogándome con el aire de los días eternos.

separation

Advertisements

About lizmendozas

Experta en tripodología felina. Quisiera ser tortuga y vivir en el mar.
This entry was posted in Historias inventos and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s