Entre tiempos

Siempre quise ser la musa de un “alguien”, ser las letras, las imágenes y los poemas. Desvestirme para que otro me pusiera flores y se marchitaran y volver a  nacer de las semillas.

Y así, nunca me han inmortalizado, y resulta que yo he tenido no uno, ni dos, he tenido más… “musos”. Resulta que he contado más historias de las que creí que me contarían alguna vez, resulta que he imaginado muchas más histerias/miserias.

Algunas nacen para ser musas y otras nacemos para hacerlas.

Contigo había sido un camino largo, cansado, de hombres llano porque hombres polvo.

Fueron meses, días y días de presente continuo para poder llegar a la misma mesa.

Caminaste otros pasos, probaste mil bocas y ocho mil sabores. Te mareaste en otras fiestas, cerraste los ojos en otros sueños.

Yo te veía y quería cerrar los ojos contigo, quería existir en la misma galaxia, en el mismo planeta.

Bailé, me mareé, caminé, decidí, lloré, noquiseseradulta, volví a bailar. Soñaba, soñaba siempre. Me despertabas, me despertabas siempre.

Y entre bailes pasaron meses. Días y días de presente continuo para poder llegar a la misma cama.

Nunca hemos compartido muchas palabras. El aliento se nos iba en besos.

Me fui temprano y tú te quedaste. Seguiste visitando camas y yo te esperé dos veces porque quería dormir asfixiada en brazos y piernas.

Causé accidentes involuntarios y te abracé como para pedirte perdón. Bailamos.

Me fui. Me fui sin avisar porque los ojos ya no querían ver.

Bailaste, te mareaste, mucho. Te sentiste cansado y quisiste ser agua.

Regresé y no nos encontramos.

Me fui pero dejé mi fantasma para acompañarte en tus días sobre ruedas.

Regresé sin buscarte, regresé con otros olores y otras tierras entre mis dedos y te encontré.

Nos encontramos. Las palabras salieron. Las circunstancias y el clima, también. Sabían que seguíamos buscando el presente discontinuo.

Y tuvo que pasar un momento para poder compartir un instante. Las palabras desaparecieron como si nunca se hubieran inventado y las culpas pesaron atraídas por el centro de la tierra.

No hubo flores, ni semillas ni renaceres. Hubo guerra. El tiempo dejó de ser tiempo para que por fin cerráramos los ojos y nos perdiéramos en el mismo sueño.

10941033_874496555925943_6949134439445556717_n

Advertisements

About lizmendozas

Experta en tripodología felina. Quisiera ser tortuga y vivir en el mar.
This entry was posted in Historias inventos and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s