Ante tanta humanidad, el buen humor

Abrió el libro y se encontró con un antiguo dueño, con un ser volátil, sin rasgos humanos, más bien como una especie anterior a éstos, irreconocible a la vista acostumbrada a los ojos y las caras, a las pieles y las uñas.

Era un perfeccionista. Alterado por las líneas y los colores, obsesionado con las palabras, con las oraciones, con los sujetospredicadosverbos. Quería deconstruir, quería conocer, escarbar, meterse en donde no lo llamaban. A ella le saltó de inmediato el recuerdo de aquellas personas a quienes había pasado años admirando: periodistas natos, literatos de los días, de los laberintos y de las soledades de las preguntas al aire.

“Qué descanse en paz el sentido del humor de los pueblos, de las religiones y de las sociedades, de estos humanos a los que ya se les olvidó cómo reír, que parecen haber olvidado la muerte, aunque la usan a diario, la viven a diario y se convierten en sus propios dioses de carne y hueso y matan en su nombre” pensó antes de reírse del propio sinsentido, de la locura de las palabras que emanaban como agua de la fuente de la eterna estupidez.

10949819_1015931238434676_1422719695_n

Advertisements

About lizmendozas

Experta en tripodología felina. Quisiera ser tortuga y vivir en el mar.
This entry was posted in Historias inventos and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s