Prácticas de vuelo en fin de semana

Y después del fin de semana que jamás existió regreso a la calma, a la cama, a los sueños nevados.

Las manos pequeñas, minúsculas e intelígentísimas, me enseñan de nuevo a desafiar gravedades y desesperanzas, qué tonta y descuidada he sido al dejarlas solas por tanto tiempo, mientras probaba cafés con efectos psicotrópicos y escuchaba músicas de labios fugitivos y coquetos.

No tengo casa, ni conciencia. No sé dónde vivo. Las palabras y las circunstancias idóneas me rodearon mientras miraba por la ventanilla del coche ajeno y el hombre desconocido sintonizaba mis canciones favoritas.

“El ser humano es tan inestable que a veces andamos perdidos y no somos, pero luego de ese periodo te va bien” me dijo la voz del alguien nuevo que ahora está con ella y me caen tan bien. “Eso espero” le contesté.

Cuando cerré los ojos miré hacia adentro y vi colores, carreras, luces y fuerza centrífuga. Cuando los abrí la energía salió como la pólvora de una bala y provocó caídas y huesos rotos. Los míos no.

Me quedé dormida y cuando desperté encontré un abrazo y el rumor en mi cabeza de una canción a la que no le encontraba el nombre.

A final de  cuentas, gané una hermana, perdí más de mil neuronas y dos lágrimas. A fin de cuentas, prácticas de vuelo.

wheel of fortune

Advertisements

About lizmendozas

Experta en tripodología felina. Quisiera ser tortuga y vivir en el mar.
This entry was posted in Historias inventos and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s