De búsquedas infructuosas, la mía

Tanta muertes, tantos genios  y apenas miramos a quien viaja a nuestro lado. Por lo menos me reconforta, me da calor de abrazo el café que le pido a la amable señora que me atiende y tal vez se llame Lidia o Nadia o Margarita. Ojalá pudieran cambiar el canal, no me gusta ver noticias, me ponen triste y desastrosa.

Esta búsqueda me deja exhausta y absorbe mis recursos, espero que mi trabajo me gratifique pronto porque no pienso dejar de buscar.

La bitácora de la pesquisa comenzó cuando pasé a buscarte, pero antes de eso, me perdí, caminé por calles equivocadas, pregunté y leí calles, fui en sentido contrario y regresé. De saber que estabas tan cerca de casa, nunca me hubiera ido; de saber que no iba a encontrarte, no hubiera salido.

Si no hubiera  salido no tendría 100 pesos menos ni inciensos de más. No tendría lecturas obligadas de la mano, ni decreto artesanal ni pino ni agua ni rayo de luz que toca el sol, ni Ricardo Reis recordándome que empezará el nuevo año de tal modo que ver difuntos será habitual.

No tendría “bésame mucho” de fondo, ni guitarras ni voces femeninas ni parquecitos, ni cafés ni hoy. No tendría el decir que “no”. No tendría piropos y no tendría el increíble libro/cuaderno del ilustrador de mis sueños en mis manos sucias de calle y de ciudad.

Bienvenidos los buenos augurios y los nuevos pasos.

2014-12-03 22.47.10

Advertisements

About lizmendozas

Experta en tripodología felina. Quisiera ser tortuga y vivir en el mar.
This entry was posted in Di va ga ción and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s