Sinsentidos de los días cansados

Si lo digo ahora, mientras unas manos cansadas terminan de quitarle la envoltura a una papa que no puedo dejar de mirar, es porque mi condición mundana seguirá morando en mi piel, porque no puedo dejar de pensar en nada, no puedo dejar de sentir cómo la hoja del cuchillo roza la piel armadura sin hacerle el menor daño. Sigo mirando porque no tengo vergüenza, ni pudor, ni amor.

Quería inmortalidad con tus palabras y tú te reías de las mías. Quería hablarte, pero sólo logré seguirte; fiel, desmesurada, atontada, detrás de ti.

Mentirosa, distraída, me gusta tomar a los gestos de la mano. Me gusta caminar calles enteras y vacías a esas horas que dice mi mamá que no son apropiadas para una señorita.

Me gusta caminarlas, y descaminarlas se me hace posible porque sé cómo saltar páginas de los libros, a veces con remordimientos, otras con indiferencia, pero siempre guardando celosamente mi secreto.

Lissy Elle Laricchia

Lissy Elle Laricchia

Advertisements

About lizmendozas

Experta en tripodología felina. Quisiera ser tortuga y vivir en el mar.
This entry was posted in Di va ga ción and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s