El país descalzo

En el país de los descalzos no hay reyes ni gobernantes, en el país de los descalzos descansan tus pies junto a los míos, esos que me causan un endemoniado pudor y que sólo este país y tú, conocen.

En el país de los descalzos los sentimientos son polares, azules, son auroras boreales y estrellas amarillas.

En el país de los descalzos no existen los teléfonos ni las computadoras, existen los ojos y las bocas, los hilos invisibles que tejen relaciones ocasionales o de por vida o accidentales o a propósito.

En el país de los descalzos los corazones salen a pasear los domingos y los temas incómodos como las mierdas y la pus, viven sin pudor en habitaciones del downtown.

En el país de los descalzos el tiempo es más denso y flota entre los pasos descalzos como un río de plata que va fundiéndose con el asfalto.

En el país de los descalzos resbala el sudor por la piel de aquellos afortunados que no saben calzarse. 

Image

Advertisements

About lizmendozas

Experta en tripodología felina. Quisiera ser tortuga y vivir en el mar.
This entry was posted in Descalzados and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s