El arte de caer

Image

Todo cae por su propio peso. Los cuerpos son materia, se arraigan al piso y al mismo tiempo, le temen.

Como si fuera un hechizo, ya no puedo olvidar el mal consejo que tomé de la única historia con la que lloré más de una vez, “el que quiera infinito que cierre los ojos” y desde entonces no quiero abrirlos.

Pero ahora puedo decir, que quien quiera libertad, que se deje caer.

La libertad es dejarse caer.

Sin embargo, debo decir, como advertencia, que aprender a caer sin recibir golpes y moretones, es imposible.

Uno se eleva, suspende el cuerpo por un segundo, por un suspiro, mientras ve todo desde arriba; uno se eleva y la fuerza de gravedad se encarga de recordarnos la fragilidad de nuestros cuerpos-balsa.

Caerse es un acto personal, caerse es una decisión, es un vértigo-adicción. La persona dispuesta a ser libre, debe saber que se dejará caer. Se va a abandonar a los miles de intentos fallidos y ensayos curtidores.

Se acostumbrará a las expresiones de asombro y de dolor, se va a reír de sí mismo.

Preparas, giro, giro, giro, y entonces te dejas caer, te sueltas, te enamoras.

Hoy miré mis rodillas, parecen dos círculos morados. Miré el espejo y miré mi sonrisa. Hace tanto que no aparecía! 

Advertisements

About lizmendozas

Experta en tripodología felina. Quisiera ser tortuga y vivir en el mar.
This entry was posted in Descalzados, Uncategorized and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s