La espera que espera

Desde que vio el cielo lo supo. Lo miró y se quedó absorta. sabía lo que eso significaba.

Sonreía por inercia, traicionera y cursi inercia. Estaba todo amarillo, parecía una foto vieja. El olor también era olor a viejo, como ese que despiden las cosas guardadas por meses, corroídas por la humedad y las nostalgias.

Hacía cinco minutos que había dejado de llover. Estaba sentada, esperando. Esperando no sé qué. Ella tampoco lo sabía, pero nada bueno podía ser, lo supo por el cielo. Recordó aquello que leyó alguna vez, uno de los principios elementales de la vida, según los que saben, según los que existen porque piensan, era algo así como: no pienso, luego soy un bigote… la risa, que es como un ser autónomo dentro de nosotros, salió sin previo aviso, explotó como una gota de tinta, regando y manchando lo que estuviera a su alcance; se hizo evidente y dibujó una sonrisa en su boca. Casi imperceptible, pero ahí estaba. Sonrisa animal, animal sonrisa.

Naciones que viven en la realidad y naciones que viven en la ilusión, México es del segundo grupo dice Juan Villoro. Yo soy del segundo grupo, digo yo misma, pero no soy nación, tampoco soy destino, soy camino, creo.

Advertisements

About lizmendozas

Experta en tripodología felina. Quisiera ser tortuga y vivir en el mar.
This entry was posted in Di va ga ción, Uncategorized and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s