Oh, sadness im your girl

Ese día no quería que la necesitaran, no quería que la miraran siquiera. Ese día no quería ser puta, quería ser invisible.

La normalidad asfixiaba en ese espacio tan reducido, tan lleno de gente, tan lleno de prejuicios, la aburrición reinaba.

Cuando ella entró todos ladearon su cara hacia ella, la miraron, no miraron sus piernas largas, sus pies calzando esos tacones plásticos color azul o su vestido entallado, tan corto –y con el frío que hacía-.

Miraron sus ojos, por primera vez miraron a través de ella. Porque ese día era ella, no era nadie más. Estaba triste, al punto del llanto retenido, de la desesperación congelada. Estaba sentada al lado de todos, pero no estaba realmente ahí.

Miraba de aquí para allá, buscando una cara conocida, creo. O tal vez buscando una cara amable, un gesto tranquilizador que no encontró entre tanta curiosidad y morbo.

Le enseñaron que no tenía derecho a sentir y les restregó ese derecho en las caras de asombro. 

Y yo escuchaba esa tonada en mi cabeza mientras todo pasaba:

Sadness is a blessing
Sadness is a pearl
Sadness is my boyfriend
Oh, sadness I’m your girl

Advertisements

About lizmendozas

Experta en tripodología felina. Quisiera ser tortuga y vivir en el mar.
This entry was posted in Historias inventos, Uncategorized and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s