De mezclas y conclusiones

La sensación… el ser joven. No sé qué quiere decir. Toda mi vida he sido una mezcla extraña entre lo que se llama un alma vieja y una niña, no puedo entender, ni mucho menos definir los altibajos y cambios hormonales (por lo tanto malos y buenos humores y rumores), que me sacan de quicios y vicios.

Cuando eres un niño sabes que cuando otro sufre debes ayudarlo, nadie te hice que lo hagas, lo haces y ya, ni siquiera esperas nada a cambio, no esperas vómitos, lágrimas ni súplicas, no esperas muertes ni detenciones.

No crees que exista un lugar llamado México. No crees en el edén, ni en ese cielo en la tierra, no crees en los viva México, no crees en la patria.

Porque no existe tal cosa. No existen santos ni vírgenes, no existen malos ni buenos, no existen políticos pero sí superhéroes.

La tabula rasa en todo su esplendor. Cómo deseas que todo regrese allá. A los buenos tiempos, a las épocas del look y las risas fáciles, cuando no era necesario morir por exigir justicia, donde no era necesario exigir más que una mano a cambio.

Estoy sentada, escribiendo. Cada letra, cada palabra me suena a coraje. Estoy molesta por no estar ahí. A tu lado, peleando. Te evoco desde aquí. Evoco que tus palabras e ideales se hagan realidad, evoco que tu recuerdo y el mío se conviertan en un ideal.

Evoco un país nuevo, mentes libres y profesores que presuman dignidad. Policías que convivan con su pueblo, que compartan sus causas y lean, que sean curiosos y pregunten y rían.

Cómo vivir en otro mundo, pero aquí, contigo. Correr por gusto y no por miedo, abrazar por amor y no por compadecer al otro. Amar por convicción y no por costumbre, ser revolucionario por ser joven y no por interés. Ser hermosos por ser humanos y no por inhumanos.

Estaba preocupada por ti.

Tienes miedo?

No, eso no.

¿Tienes hambre?

Sí, tengo hambre de historia, de decir la verdad y tengo ganas de escupirle a ese pendejo en la cara. Que me vea y vea la cara del pinche pueblo enojado.

Eso dijiste, y yo sonreí, así de fácil me recordaste que yo debía estar allá. Y me fui. Contigo, con todos. 

Advertisements

About lizmendozas

Experta en tripodología felina. Quisiera ser tortuga y vivir en el mar.
This entry was posted in Di va ga ción, Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s